Green Book – Pareja de Ases

Green Book es una de las grandes candidatas al Oscar a mejor película, con dos actores en estado de gracia, que nos lleva a través de la amistad entre un empleado de seguridad de un club nocturno en Nueva York y un virtuoso pianista durante los años 60. El primer de ellos, Tony Lip (Viggo Mortensen), un italoamericano que ha pasado su vida trabajando en garitos, que tiene asumido intrínsicamente  comportamientos racistas y que ha vivido toda su vida en el Bronx; y el segundo, Don Shirley (Mahershala Ali) un reputado pianista que, pese a moverse entre las altas esferas para las que toca el piano, es despreciado hasta límites insospechados por su condición racial. Una dupla que parece difícil que congenie, y, sin embargo, vemos la evolución de su relación cuando el pianista contrata Tony para que haga de su chófer durante una gira por el sur de los Estados Unidos.

green-book-portada

Nos encontramos ante una cinta en la que los dos personajes principales son de alguna manera despreciados por la sociedad, por su clase o por su raza. A Tony lo vemos como un hombre de familia que lleva toda su vida trabajando, y el Dr. Shirley es un sofisticado artista que se aleja de las esferas más sufridas de su raza, pero que en el viaje durante la gira vemos cómo es apaleado, obligado a cambiarse en cuchitriles, a hacer sus necesidades en una chabola, su entrada a restaurantes está prohibida o es detenido por el simple hecho de ser negro. Se siente fuera de los mundos de ricos para los que toca, pero tampoco se siente parte de la comunidad negra, la más obrera. Entre esos dos ejes se mueven ambos personajes que entenderán los sufrimientos de cada cual.

Una película en modo de road movie, en la que Viggo Mortensen y Mahershala Ali están sublimes en sus papeles y están pidiendo a gritos un Oscar. Magníficas interpretaciones, sobre todo, Mortensen, que personalmente adelanta a Rami Malek en la carrera por el galardón al mejor actor. Fantástico en su interpretación tanto vocal, gestual y corporal. Pura maestría.

green-book-1548839668

La cinta dirigida por Peter Farrelly peca de ser bastante previsible a la hora de no dejar ni una sutileza y deja entrever todo el rato lo que irá ocurriendo hasta que acabes con el buen sabor de boca y positivismo con el que termina la película. El público sale de la sala de cine con la sensación de alegría y positividad ante unos temas, que en principio, deben de dejarte pensativo y con mal cuerpo.

Sabes lo que va a pasar, pero te arrastra y te lleva con buenos toques de humor a través de un drama. Pero sin duda, lo mejor de la cinta, sus interpretaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s