El Orden Divino – Una Lucha Que No Cesa

Parece que nuestra sociedad esté más avanzada en términos de igualdad, que echando la vista atrás nos damos cuenta de lo que hemos mejorado. Pero las cosas no cambian tanto de un día hacia otro y los resquicios de aquellos tiempos siguen incrustados en nuestras vidas. Somos hijas e hijos del patriarcado en el planeta entero y aunque hay cosas que ahora nos parecerían impensables, de alguna u otra manera seguimos cometiendo los mismos errores. El orden divino, se remonta a un no muy lejano 1971 en el que las mujeres suizas consiguieron su derecho a voto. Aunque fue concretamente el voto federal, el derecho a ejercer el sufragio cantonal no fue hasta 1991, sí prácticamente ayer.

El_orden_divino_06

La voz en off de Nora (Marie Leuenberger) al principio de la película nos dice que “En 1971 el mundo entero estaba en movimiento… salvo aquí, donde todo está siempre parado” mientras observamos un pueblo de los Alpes suizos. Y es a través de ella que nos sumergimos en el descubrimiento y la toma de conciencia feminista y la necesidad de luchar por unos derechos humanos.

Nora es una joven ama de casa, madre de dos hijos y con su suegro en casa. Cada día cuida de toda su familia, les alimenta y les lava la ropa. Pero ella sueña con trabajar en una agencia de viajes. En una sociedad marcada por el dominio de los hombres su marido puede decidir si debe trabajar o no fuera de casa, a lo que se opone. Ante tal frustración, toma conciencia sobre la coartación de libertad que arrastran las mujeres y llevará a Nora a encabezar el movimiento a favor del derecho al voto de las mujeres en su pueblo. Viajará hasta la ciudad donde participará en una manifestación y en un taller para conocer su propio cuerpo y su sexualidad.

1529503054_710547_1529527892_noticia_normal

Con tintes de comedia costumbrista, el largometraje de la directora suiza Petra Biondina Volpe, nos lleva a través de esta lucha feminista en la que se van uniendo poco a poco más mujeres de distintas condiciones. Todo narrado con soltura y una ambientación más que correcta.

En definitiva, un recordatorio a ver de dónde venimos y las luchas que se dieron y se deben de seguir dando para que las mujeres sean realmente libres y tengan los mismos derechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s