Petitet – La Rumba Sinfónica Prometida

“La rumba es señora” dice Petitet. Por eso se viste arreglada y presentable para adentrarse en un lugar emblemático como el teatro del Liceu. Rumba pa ti, pa todos. En el barrio barcelonés del Raval nace esta emotiva historia que nos hace derramar alguna lágrima en la arena, pero que nos contagia de un entusiasmo efervescente y unas ganas de conseguir lo que parece imposible: trasladar la rumba catalana a un gran teatro junto a una orquesta sinfónica.

Petitet, fue músico e hijo de un palmero del mítico Peret. Un gitano catalán que ha mamado rumba y barrio. Ahora padece una enfermedad crónica llamada miastenia gravis, que lo debilita para muchas cosas. Pero las fuerzas se sacan de donde no hay para cumplir una promesa. Petitet prometió a su madre antes de que ésta muriera, que llevaría la rumba a los grandes teatros. Y en ese camino nos lleva este magnífico documental.

ICULT fotogramas del documental PETITET  de CARLES BOSCH

Carles Bosch nos hace una crónica de todo el recorrido que supone sacar adelante este proyecto. Pegando la cámara al carismático personaje, avanzamos por todas las dificultades que tiene la consecución de una promesa. Y es que todos los involucrados en la banda que vemos crecer lo hacen con tremenda ilusión y amor al arte. Acompañan a los rumberos, violinistas, chelistas, saxofonistas, pianistas… la orquesta sinfónica del Raval. Vemos todos los ensayos, desavenencias, modos diferentes de hacer las cosas, pero unidos hasta el final.

Por otra parte, conocemos más a fondo a Petitet, sus raíces, y sobre todo, su enfermedad. Algo que se muestra como adversario frente a un reto tan grande y que lo lleva a estar ingresado en varias ocasiones en el hospital de Sant Pau en Barcelona.

En el documental también nos muestra las raíces de la rumba. La rumba catalana surgió en los ambientes gitanos de la ciudad en los años sesenta y fue modernizándose con grandes referentes como el Pescaílla, y sobre todo, Peret. Ahora ha perdido la espontaneidad de bajar a la Calle de la Cera guitarras en mano, a cantar y bailar, y es que la ciudad, los barrios, han cambiado.

img_astrid_20170428-103057_imagenes_lv_terceros_petitet-kMSE-U422110604437iGF-992x558@LaVanguardia-Web

Con un estilístico blanco y negro, vemos las entrevistas de todos los protagonistas de la historia que acompañan el crecimiento del proyecto. Lo que a priori parecía una locura comienza a hacerse realidad y culmina con un enorme concierto en el Liceu, a la orquesta sinfónica del Raval se le suma la del Liceu y juntos en un teatro repleto realizan un inolvidable concierto.

El documental es una crónica periodística de un proyecto musical y un retrato de un personaje apasionante. Un canto a la tenacidad, a perseguir un sueño y cumplir una promesa. Y ante todo la participación de todo un grupo de distintas ramas que cooperan para sacar todo adelante. La rumba no estaba muerta, estaba de parranda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s