Campeones – Requisitos para ser un equipo normal

Sabiendo la premisa de Campeones no nos esperábamos nada nuevo, es más, los recelos principales eran por la posibilidad de encontrarnos una película con intención de mostrarnos una moralina frente al tema principal o que no nos sorprendiera en nada, ya que la trama y todo su recorrido argumental es una estructura ya conocida. Con todo ello, jugando sobre seguro, Javier Fesser logra que todo funcione casi a la perfección. Un trabajo que se resalta principalmente en el reparto, un gran equipo de campeones.

Marco (Javier Gutiérrez), segundo entrenador del Estudiantes de baloncesto, atraviesa una crisis personal y tras perder los nervios durante un partido acaba conduciendo borracho y siendo detenido. Su sentencia será la de entrenar a un equipo de discapacitados mentales. Un hecho que le será un aprendizaje en su vida.

descarga

Hasta aquí nada que pueda alejar de otro tipo de películas del estilo. Sin embargo, se consigue un ente propio que se basa en una divertida y entretenida comedia. Es verdad que el modelo de un perdedor antipático que poco a poco, gracias a la alegría de vivir de su nuevo equipo, va descubriendo una lección vital, de entrada, no sorprende. Incluso el arco argumental juega el típico recorrido de empezar con que en los primeros encuentros entre Marco y los discapacitados toma los puntos más álgidos de comedia y que hacia su final se va hacia el enternecimiento. Pese a ello, no cae en sentimentalismo barato ni condescendencias, y es que no le hace falta tocar esa tecla para lograr emocionarnos. Es más, nos demuestra que todas las personas somos iguales en nuestras diferencias, y que aunque la nuestra no esté diagnosticada, también tenemos una discapacidad.

Entonces, ¿qué es lo que hace que Campeones sea diferente? Principalmente, la elección del casting principal. Por supuesto, tener a Javier Gutiérrez es sinónimo de ganar el partido. Un actor que cada vez nos alegra más verlo en pantalla y que está en racha, encadenando proyectos de éxito, y bendito sea. Esta vez despacha con auténtica naturalidad el papel principal de entrenador frustrado. Pero sin duda, la importancia del reparto la juega el equipo, en el que cada personaje acepta un rol diferente que los hace grandes en cada aparición. El hipocondríaco, la mosca cojonera, el amante de los animales cantarín… unos personajes de los que te encariñas enseguida, bien desarrollados y que impregnan a la película del alma necesaria.

96130

Puede que algunas veces se den situaciones demasiado forzadas o que no den la tecla que deben, pero, sin embargo, hay diálogos, gags y situaciones cómicas realmente brillantes y divertidas. Nos alegra ver que pueden hacerse comedias españolas sin tener que caer en los chistes sobre tópicos regionales o el humor chabacano estilo La que se avecina.

Si bien pueda no ser una película que pase a la historia, su capacidad para divertir y entretener, hacen de su visionado una agradable experiencia. Te ríes, te emocionas y te interesas en los personajes y en la trama. Un buen rato de cine del que sales alegre. Lo que ahora llaman una feel good movie que de vez en cuando viene bien ver.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s