Yo, Tonya – Y esa es la p… verdad

Desconocía por completo la historia de Tonya Harding pero precisamente ese ha sido un punto a favor, ya que la película ni siquiera nos trata de aclarar la verdad completa de los hechos sino que nos transmite, tal como hicieron los medios, la fabricación de diferentes relatos y narrativas oficiales que buscan el morbo del culebrón.

margot-more

Tonya Harding interpretada magistralmente por Margot Robbie, era la patinadora estadounidense más odiada. Fue la primera en completar un triple salto axel en competición en 1991, un logro que aún así, no evitó su caída y más cuando se vio envuelta en “el incidente”. Un hombre asociado a su ex marido golpeó con una vara metálica  en la rodilla de la enemiga en la pista de Harding, la campeona Nancy Kerrigan, semanas antes de los Juegos Olimpicos de Lillehammer en 1994. Pese a afirmar que desconocía el plan se vio obligada a abandonar el patinaje.

La historia de Tonya es una historia de abusos. La sufrida patinadora es expuesta desde pequeña al patinaje. Su madre (Allison Janney) quiere hacer de ella la mejor y la fuerza a ello,  haciéndola dedicar su infancia exclusivamente al patinaje. Crece en una familia desestructurada y no mejora cuando conoce a su marido Jeff (Sebastian Stan) quien también la maltratará. Golpes que recibe una y otra vez como los de el jurado que no la puntúa como se merece o el público que busca alguien a quien amar pero también a quien odiar.

El montaje de la película nos lleva a través de la historia con un ritmo tremendo. Estructurada y contada con partes de recreaciones de entrevistas reales de los personajes principales de la historia en forma de documental, que se unen a los hechos biográficos, Craig Gillespie consigue que veamos varias películas en una. No hay ninguna fiabilidad total en ninguno de los testimonios y de hecho, los propios entrevistados cortan la acción y rompen la cuarta pared para quejarse o discutir sobre lo que vemos narrado. Una narración que consigue así estar viva.

i-tonya2

Una vida de sufrimiento constante, aderezada eso sí, con un humor negro, efectivo, que trata la miseria, los abusos y la intolerancia de clase de manera incómoda y llegando a veces a tal límite que nos parece que pueda rebasar la burla. Todo porque nos rodeamos de personajes desgraciados, en su vida como en su carácter. Ninguno nos llega a caer bien salvo  Tonya en ocasiones, pues ves cómo ella realmente sufre.

Tonya, se coló en el mundo del patinaje artístico siendo una gran patinadora pero siempre fue despreciada. Era considerada white trash que sobrevivía a duras penas y se cosía su propia ropa para patinar, en ese mundo tan estético y elitista del patinaje.

Una biopic original y diferente a otras que no ha conseguido sin embargo muchas nominaciones a los Oscar de este año. Margot Robbie como actriz principal y Allison Janney como secundaria junto a Mejor Montaje son las únicas nominaciones. Quizá tiene potencial para sumar alguna más pues esta película es algo sorprendente y arriesgada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s