La forma del agua – Hago ‘splash’ y aparezco a tu lado

Para ayudar a sumergirme totalmente en la película, antes de entrar en la sala de cine, di un paseo bajo la lluvia. Con las botas hundidas y la ropa mojada podría sentir de primera mano esa sensación que parece transmitir La forma del agua. Pues bien, no. Lo único que he conseguido es un buen catarro. Y no digo que sea una mala película, pero no llega a lo que promete, le falta originalidad (es un cuento mil veces visto) y a pesar de sus buenas intenciones, la propuesta muere en la orilla. Sí, vamos a jugar con el agua todo el texto, por eso vamos a explicar la lluvia de sensaciones que nos ha dejado la última película de Guiilermo del Toro.

la-forma-del-agua-la-gran-favorita-de-los-premios-oscar-a-llevarse-el-gato-al-agua

Si metes en una batidora La bella y la bestia, ET, Acuaman, un mito clásico, un poco de Guerra Fría, un malo malísimo y el estilo de Del Toro, lo que tienes es una batidora muy grande, pero pese a ello se te va a romper por alguna parte. No nos encontramos nada que no hayamos visto antes, no sorprende. ¿Entretiene? Sí. ¿Como para pasar a la historia?  Ni de lejos. Y eso que el resultado final, es un magnifico envoltorio pero que se le desgasta la pintura a poco que raques.

Eliza Esposito (Sally Hawkins) es una joven muda que trabaja como limpiadora en un laboratorio en plena Guerra Fría. Vive una vida rutinaria hasta que un día una especie de anfibio con forma humana entra en el laboratorio y se enamora de él.

Se supone que la película nos habla del club de los incomprendidos, los bichos raros. Desfilan por la pantalla una chica muda, un señor mayor gay y calvo acomplejado, una negra, el bicho acuático… moralina pa’ tu body. Pero luego, casualidad, el anfibio queda claro que es macho para que la relación con Eliza sea heteronormativa aunque sea con un bicho, no vaya a ser.

forma-agua-guillermo-toro_1

Los personajes secundarios son pura caricatura. Por ejemplo, el villano malo malísimo que interpreta Michael Shannon, y que joder, no he podido dejar de pensar que era Pedro Sánchez, no hace más que una retahíla de gestos de villano de película infantil o paródica. Hay cosas que realmente rozan el absurdo durante la película. Si aceptas el juego y te zambulles en la manera de contarnos la historia tal vez la disfrutes, pero a mí me dio un corte de digestión. Haz caso a tu madre y espera dos horas antes de bañarte. Concretamente dos horas que dura la película y que tal vez puedas invertir en algo mejor. Además no estarás rodeado de esa gente que tiene el móvil con sonido y te saca de la película.

No todo va a ser malo. A veces sacamos la cabeza a la superficie, respiramos y observamos que Sally Hawkins lo hace genial y que deberían darle más papeles protagonistas; o que hay una paleta de imágenes geniales e icónicas que de haber tenido un resultado global más redondo serian guardadas en la retina de los aficionados al séptimo arte.

Una pena que el chubasquero no nos haya servido y las salpicaduras de esta película nos hayan dejado fríos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s