Call me by your name – El primer amor nunca se olvida

A poco menos de un mes para la entrega de los Oscar, es hora de seguir poniéndonos al día con las películas nominadas este año. Ya hablamos de Tres anuncios en las afueras, y hemos visto The Post (que no nos ha entusiasmado). También dijimos que Dunkerque o Déjame salir estaban entre lo más destacado del 2017. Hoy queremos hablar de una de las más esperadas: Calll me by your name.

La adaptación de la novela de André Aciman nos traslada a un pueblecito italiano en el verano de 1983. Una historia sobre el primer amor, visualmente impecable con ese aspecto de verano de bicicletas y baños al sol del verano de los años 80. Luca Guadagnino dirige este filme que cuenta el viaje hacia la madurez y el descubrimiento del amor.

1366_521

Elio (Timothée Chalamet) es un adolescente de diecisiete años que apenas sabe nada del amor. Pasa el verano componiendo música y leyendo, pero todo cambia ese verano cuando Oliver (Armie Hammer), un estudiante estadounidense que pasa el verano en su casa y trabaja para su padre, aparece para trastocar su vida. Juntos pasan un verano que cambia sus vidas.

Teníamos unas expectativas tan altas en esta película que nos ha acabado decepcionando un poco. Y es que no terminamos de aterrizar en ese caos de personajes secundarios que no sabemos en qué contexto se mueven. Timothée Chalamet está sublime en su papel de Elio y destaca sobremanera por encima de los demás. Algo que hace que su compañero quede demasiado alejado en su papel de Oliver y la química entre los dos parezca impostada. Además esa sutileza que se pretende mostrar/ocultar no termina de decidirse entre quedarnos fuera de la historia o llegar a intimar con los personajes completamente.

Aún así la película logra mantenerse en pie no solo gracias a su personaje principal sino a la fuerza icónica de sus imágenes. Y contiene también una de las escenas más intensas de los últimos años en el cine: un diálogo entre Elio y su padre (Michael Stuhlbarg) en el que nos abre el corazón y se desnuda emocionalmente para hacer ver a su hijo cómo entiende todo lo que está viviendo. El último plano mientras pasan los títulos de crédito también es de los que te agarran por dentro y te hace soltar alguna lagrimilla.

Tras la victoria de una película con temática LGTB como Moonlight el año pasado y la dura competencia con grandes películas, parece que hacen descolgarse un poco a Call me by your name en la carrera hacia los Oscar. Pero sin duda ya tiene el reconocimiento de la crítica y las nominaciones. Y las ganas de los espectadores, (o al menos nuestras) de seguir viendo trabajos tanto del director como del actor principal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s