‘Crudo’ y las comilonas navideñas

Estos días nos toca disfrutar de varias comilonas. Desde la pasada Nochebuena hasta que pasen Reyes nos juntamos con familiares y amigos para comer y beber. En nuestro menú podemos encontrar diferentes manjares que sacian nuestra ansia para el resto del año, acabamos con la tripa llena, algunos kilitos de más y preguntándonos por qué nos hemos excedido tanto. Ayer tocó la comida de Navidad y después de la sobremesa, con el estomago a rebosar, sin ganas de mover nuestro pesado cuerpo, nos pusimos a disfrutar de  una película. Repasando lo que nos quedaba pendiente este 2017 elegimos ver la película debut de la directora francesa Julia Ducournau, ‘Crudo’. ¿Carne humana para los postres? Nos habíamos quedado con hambre.

raw-filme

‘Crudo’ ha sido una de las películas del año. Hemos oído hablar de ella, y de la controversia que ha creado. Sin embargo, aquello de que la gente había salido vomitando de las salas de cine nos parece exagerado. La verdad, cuando se habla de género de terror o fantástico, muchos esperan sustos, sangres, o especies y monstruos extraños sin dar importancia a la historia. En los últimos años hemos visto películas de gran calidad dentro del género que nos cuentan siempre mucho más de lo que se puede esperar. Esta película es una de ellas.  Si bien no es una película de terror, sino más un drama adolescente, tiene esos tintes y códigos que hacen que hablemos de ella como película de género. De lo que realmente trata la historia es de un viaje interior de una adolescente, los cambios, la necesidad de huir o de pertenecer a un grupo etc. El descubrimiento de uno mismo.

Justine es una adolescente que ha vivido toda su vida en un ambiente vegetariano. Toda su familia lo es, al igual que también son veterinarios. Ella abandona el nido familiar y se marcha a la facultad a estudiar esa misma carrera de veterinaria. Allí se encontrará con su hermana mayor que también está estudiando. A partir de ahí nos adentramos en la facultad, un mundo propio en el que rigen reglas diferentes. Vemos, por ejemplo, las novatadas y la firmeza con que los estudiantes veteranos mantienen a raya a los novatos. Todo ello, va provocando en Justine cambios, en su forma de relacionarse con la gente que le rodea. Cambios en su cuerpo y su despertar sexual, y el cambio de su dieta que vemos abandonar poco a poco para pasar del vegetarianismo al canibalismo. La evolución progresiva no desentona en ninguna parte del relato e incluso nos vamos a encontrar de frente con sorpresas que nos hacen entender más al personaje.

Raw-2

La actriz Garance Marillier hace un trabajo de interpretación muy completo que nos adentra en su mundo de una manera vertiginosa. Si bien la historia narrada está bien cuidada, coherente y sin necesidad de escenas sanguinolentas gratuitas, el cuidado técnico no se queda atrás. Cada plano, cada movimiento de cámara están construidos con intención. Una apuesta arriesgada para una directora novel.

El realismo con el que se nos muestra todo nos hace sufrir con Justine todo lo que le pasa. Puede que a veces quieras apartar la mirada de la pantalla o simplemente te apetezca pedir que en la cena de Nochevieja pongan un poquito de carne. De carne humana. Cruda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s