Encadenados – Tensión de espías

Tras finalizar la Segunda Guerra Mundial, el padre de Alicia Huberman  (Ingrid Bergman) es condenado por traición. En la fiesta posterior al juicio, Alicia conocerá a Devlin (Cary Grant), un agente de los servicios  especiales americanos que pretende pedirle que colabore con él para atrapar al cabeza de los nazis en Río de Janeiro, Alexander Sebastian (Claude Rains), un viejo conocido de Alicia. Aunque recele de aceptar la misión, entre Alicia y Devlin ha surgido una tensión amorosa que la lleva a aceptar. Poco a poco sintonizará con Sebastian, se irá a vivir con él e incluso acabarán casándose. Toda la misión se irá complicando y el juego de espías, resultará muy peligroso.

En esta película Alfred Hitchcock nos narra una historia de espías entrelazada con un drama amoroso. Un thriller en el que la psicología de los personajes juega un papel esencial. En un constante clima de tensión y nerviosismo, llevando al espectador al límite en las escenas en las que asoma el peligro. La escena en la que descubren el uranio (un Mac Guffin en toda regla) dentro de una botella en la bodega y está a punto de ser descubiertos o la importancia de los juegos de llaves, nos mantienen siempre con la mirada atenta a lo que ocurre. Cada escena es intensa y profunda con unos diálogos notables entre los protagonistas. Momentos que equilibradamente estéticos se alternan con largas miradas, y silencios entre Alicia y Devlin. Un relato amoroso sensiblemente narrado sin caer en clichés desestructurados. La trama fluye casi intuitivamente sin darnos respiro pero sin cansarnos.

encadenados-cabecera

El reparto del filme es excelente. La química entre Bergman y Grant es perfecta, con una tercera pata del banco, la del personaje de Sebastian, que hace que la pareja protagonista se balancee en altibajos. Y es que estos personajes son contradictorios, siguen jugando un papel doble, de espía, más allá de la trama de espionaje propiamente dicha. A veces son sinceros y otras se engañan, a veces actúan de manera generosa y otras egoístas. Personajes que navegan entre el amor y la venganza. Alicia y Devlin ponen a prueba mutuamente su amor constantemente. También cabe destacar el personaje secundario de la madre de Sebastian. Una madre autoritaria y disuasoria que guía todos los actos de su hijo y que tantas veces hemos visto en la filmografía del director.

El brillante guión de Ben Hetch, es la base de una narración complementada estéticamente por la fotografía de Ted Tetziaff, la música de Roy Webb o el vestuario diseñado por Edith Head que bajo la batuta del maestro Hitchcock, nos revela una exquisitez de detalles en cada plano rodado con belleza y elegancia, despertando el interés visual al espectador, siempre atento a lo que ocurre en pantalla. Con toda sutileza se mantiene el suspense sin necesidad de explicitar los sucesos. El espectador sabe más que los personajes por lo que crea una tensión en él de querer intervenir en los hechos.

Encadenados es sin duda una de las obras maestras del cine pese a no conseguir ningún premio (dos nominaciones a los Oscar en la categoría de guión y actor de reparto; y en Cannes a mejor película). Como dijo Truffaut, es una obra cumbre por su atmósfera de “sueño filmado”. Por lo tanto de obligado visionado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s